Proyecto Kaun

All posts tagged Proyecto Kaun

Este artículo lo publiqué originalmente en el blog de la Asociación Cultural Coslada D100 de la que soy miembro fundador.

El sistema que he creado para Hexium pretende combinar los aspectos que más me gustan de diversos juegos, tomando ideas de sistemas como Rune Quest, Stormbringer, Star Wars D6, FATE, Vampiro, Ars Magica, La Puerta de Ishtar o incluso el Risk.

A continuación resumiré brevemente el sistema empleado en la versión “básica” del juego llamado, al menos de momento, Hexium Lite.

El sistema consiste en lanzar X dados de seis caras (nombrados para abreviar D) e igualar o superar en cada uno de ellos una dificultad fija de 5, es decir, sacar 5 o 6 en el dado, lo que supondría un éxito por cada dado superando la tirada. Además de esto, los resultados de 6 “explotan”, es decir, se contabilizan como un éxito y permiten volver a lanzar ese dado y seguir contando éxitos y relanzándolo mientras salga un 6.

Hay que tener en cuenta que si al lanzar los dados todos obtienen un 1 se considera una pifia, una acción particularmente desastrosa que supondrá algún efecto negativo adicional a determinar por el DJ.

Todos los personajes tienen una serie de atributos prefijados (Fuerza, Resistencia, Agilidad, Percepción, Inteligencia, Voluntad y Carisma) y unas habilidades elegidas libremente que se usarán como base para las pruebas de habilidad.

Cada vez que un personaje quiera hacer alguna acción en la que tiene alguna posibilidad de fallar el DJ le hará hacer una prueba de habilidad. Para esto determinará una cantidad de éxitos necesarios para llevarla a cabo y le hará lanzar al personaje tantos dados como la suma de un atributo y habilidad (o solo el atributo si no tuviera la habilidad). En caso de sacar suficientes éxitos se considerará una prueba superada, resultando mejor cuantos más éxitos se hayan obtenido por encima del mínimo necesario.

El combate es a su vez muy parecido, empleando el atacante esta vez una tirada de fuerza o agilidad más la habilidad del arma correspondiente (en caso de tenerla) a la que se le sumaría un posible bonificador por el arma usada. Cada éxito se anularía con los éxitos del defensor en una tirada de agilidad y la habilidad defensiva apropiada (acrobacias, esquivar, parar…) a la que se le sumaría un posible bonificador por la armadura.

Todo éxito ofensivo no anulado por la defensa se considera un impacto. Estos impactos tendrían que volver a tirarse enfrentados contra la resistencia del defensor para obtener el número de heridas causadas que restarían un nivel de salud por cada una de ellas.

Por su parte se contempla también el uso de habilidades mágicas, psiónicas, superdores u otras pericias sobrenaturales. Para éstas el jugador declarará el efecto a conseguir para el que el DJ establecerá un número de éxitos necesarios dependiendo de su dificultad. El jugador hará entonces una prueba de Voluntad más la habilidad sobrenatural, en caso de igualar la dificultad el efecto habrá tenido éxito, pero si se fallara se perdería un nivel de fatiga por cada nivel de dificultad no superado.

Finalmente, los personajes tienen también la capacidad de intervenir en su suerte mediante los puntos heroicos. Un personaje puede focalizar su fuerza de voluntad y gastar un punto heroico para lanzar un dado más en cualquier prueba de habilidad. Adicionalmente, si la prueba de habilidad está relacionada con algún aspecto del personaje éste puede gastar en una misma prueba tanto puntos heroicos como su valor en la característica Voluntad.

Estos puntos heroicos se recuperan cuando el DJ fuerza al personaje a tomar alguna acción a través de alguno de sus aspectos.

Este sería un breve resumen de las reglas básicas, como comenté habrá otras avanzadas que añadan algo más de complejidad al juego, pero en el modo de juego básico con esto sería suficiente.

A continuación dejo la hoja de personaje que he creado para Hexium Lite, algo espartana, pero bastante funcional:

Hoja de personaje básica

Cualquier duda o sugerencia será bien recibida.

Saludos.

P.D. Por favor, si queréis hacer algún comentario o sugerencia a este artículo agradecería que se hiciera en el blog de la A.C. Coslada D100 como fuente original.

Este artículo lo publiqué originalmente en el blog de la Asociación Cultural Coslada D100 de la que soy miembro fundador.

Como ya mencioné en la anterior entrada del Proyecto Kaun (sí, hace un año ya desde aquella), hay algunos puntos que quiero tomar como base a la hora de diseñar dicho sistema y su correspondiente manual.

Aunque algunos de estos puntos los tengo bastante desarrollados ya (principalmente el sistema base), me gustaría mencionarlos para mostrar las directivas que me he marcado como base.

* Requerir material accesible universalmente.
Todo el mundo debería tener en su casa todo lo necesario para jugar o bien un acceso sencillo al mismo. Esto implica el uso exclusivo de dados de seis caras (quien no tenga un parchís puede bajar al bazar más próximo y comprar uno por un euro), papel y lapiz.

La hoja de personaje irá incluída en el manual, pero no obstante debe ser sencillita para poderla traspasar a papel en lugar de fotocopiarla.

* Manual autocontenido y breve
El manual debe contener todo lo necesario para jugar, tanto el reglamento como la hoja de personaje, reglas de creación de personajes, tabla de armas, un mini bestiario e incluso unos esbozos de ideas para aventuras.

Ya que la idea es regalar estos manuales, deberían tener un coste de reproducción reducido. Mi intención es hacerlos en formato A5, es decir, dos páginas por folio apaisado y grapados en el centro y una extensión de unas 12-16 páginas.

* Sistema sencillo pero ampliable
El sistema básico debe ser sencillo y fácil de aprender en pocos minutos (tiene que dar tiempo a enseñarlo y jugarlo en una partida estándar de jornada), pero también será posible ampliarlo con reglas más complejas que enriquezcan la experiencia.

La idea es poder regalar en las jornadas de rol el manual impreso de la versión “lite” e incluso un conjunto de dados (los he encontrado pequeñitos muy baratos) a todos los jugadores para que puedan montarse sus propias partidas.

Todavía tengo que transcribir mis ideas y testearlo todo, pero aun así ya tengo una primera hoja de personaje casi acabada que espero poder compartir en unos días.

Por otro lado, buscado un nombre para el sistema lo mejor que he encontrado (gracias a la sugerencia de mi compañero Luis) ha sido Hexium, así que a menos que se me ocurra algo mejor (que con lo mal que se me da inventar nombres es difícil) será el nombre final. ¿Alguien sugiere algún nombre que no exista para definir a un sistema sencillo, ampliable y funcionando con dados de seis caras?

Saludos.

P.D. Por favor, si queréis hacer algún comentario o sugerencia a este artículo agradecería que se hiciera en el blog de la A.C. Coslada D100 como fuente original.

Este artículo lo publiqué originalmente en el blog de la Asociación Cultural Coslada D100 de la que soy miembro fundador.

Llevo un tiempo dándole vueltas a una idea, voy a intentar desarrollarla a ver si alguien quiere dar su punto de vista.

El objetivo de nuestra asociación cultural es difundir los juegos de rol. No se trata tanto de que los roleros tengan un punto de reunión y juego, sino de hacernos ver entre todas esas personas que están ahí fuera, con un potencial como rolero, pero que o bien ignoran o bien desprecian este mundillo por su propio desconocimiento.

En nuestras futuras jornadas de rol me gustaría ver sentados en las mesas a grupos de chavalines de 13-14 años (o incluso sus padres) que se han acercado por curiosidad sin saber muy bien qué es esto.

Supongamos que estos neófitos se han sentado a la mesa, han echado su partida y la verdad es que les ha gustado. Les ha gustado tanto que llegan a su casa y se preguntan “me gustaría jugar con mis colegas, ¿qué hago ahora?”.

En mis tiempos mozos esta pregunta no era demasiado problemática, pues en las papelerías tenían juegos de rol, en las tiendas de modelismo tenían juegos de rol, diantres, hasta en el Corte Inglés tenían sección dedicada en exclusiva al rol.

Sin embargo ahora la cosa es diferente, tenemos una mayor oferta, mayor difusión y posibilidades, pero a costa de tenerlo todo acotado a un submundo (las librerías especializadas e Internet) oculto para el que no sabe que está ahí.

Por otro lado, esta enorme oferta que se abre ahora también puede actuar en contra del neófito, pues lo normal es que sufra una sobresaturación ante tanto producto que no le permita decidir y finalmente abandone el intento inicial.

Reflexionando sobre este tema, se me ocurrió una idea. Una idea seguro que nada original, pero que todavía no he visto poner en práctica en ninguna jornada por la que me he pasado.

La cosa consistiría en darle todo mascado a estos iniciados. En las jornadas jugaríamos a un juego sencillo y al acabar la partida, todos los participantes se llevarían a su casa junto a su hoja de personaje el reglamento con el que se dirigió la partida para con él desarrollar sus propias aventuras.

Este reglamento sería completo y autosuficiente, adjuntando además ciertos enlaces de Internet donde ampliar sus opciones si siguen interesados en nuevas experiencias o se les queda corto.

Para llevar a cabo esta idea podríamos usar cualquiera de los juegos gratuitos existentes, pero he decidido desarrollar mi propio sistema por varios motivos: contar con una licencia abierta que permita su libre distribución y difusión tanto en forma impresa como digital sin problemas de copyright, resultar lo bastante sencillo como para hacerse entender en pocos minutos y que gente sin experiencia puedan crear sus propias partidas sin ayuda y, qué leches, porque el diseñar nuestras propias reglas es lo que realmente nos gusta a los roleros 🙂

Como comenté al principio, llevo varias semanas dedicándole algo de tiempo a todo esto, pero de momento no tengo decididas más que unas premisas básicas que veo fundamentales, ni siquiera tengo un nombre, así que iré desarrollándolo en futuras entradas.

Hasta que encuentre un nombre apropiado que me guste, me referiré a este proyecto como “Proyecto Kaun” en honor a la runa nórdica asociada, entre otras cosas, a la creatividad.

Saludos.